Lomo, hinojo, jarilla y ajo negro. Lomo, hinojo, jarilla y ajo negro. - Compartir usando esta imagen
Exquisita panificación casera, elaborada con masa madre. Exquisita panificación casera, elaborada con masa madre. - Compartir usando esta imagen
Conejo preparado con almendras, limón y zampa. Conejo preparado con almendras, limón y zampa. - Compartir usando esta imagen
Queso camembert, pistachos y pera. Queso camembert, pistachos y pera. - Compartir usando esta imagen
Espumosos Rossel Boher, los absolutos protagonistas. Espumosos Rossel Boher, los absolutos protagonistas. - Compartir usando esta imagen
Pre postre de ensueño: ricotta de cabra, remolacha y rosa mosqueta. Pre postre de ensueño: ricotta de cabra, remolacha y rosa mosqueta. - Compartir usando esta imagen
Postre: banana, más dulce de leche de oveja y lavanda. Postre: banana, más dulce de leche de oveja y lavanda. - Compartir usando esta imagen

Menú de espumosos en Rosell Boher Lodge

Paisaje de ensueño, sabores fascinantes y burbujas que enamoran. Sin dudas, un combo imperdible.

A unos 45 minutos de la Ciudad de Mendoza, emplazado en un paisaje que enmudece por su belleza, se encuentra Rosell Boher Lodge (conócelo más haciendo click aquí). Un sitio exclusivo, y no sólo por su servicio personalizado y cuidado en los detalles, sino también por la experiencia que brinda el lugar con sus aromas, texturas y sabores.

Allí, el visitante no sólo puede disfrutar de sus cabañas ultra tops, sino también de una propuesta gastronómica novedosa, exquisita y ecléctica. El chef anfitrión ofrece, cada día, un menú diferente de tres pasos, al que llaman “Opción del Chef”. Así, tanto huéspedes como comensales ocasionales, pueden encontrarse con sabores distintos y novedades diarias.

Claro que, también, quienes se sientan a disfrutar de la experiencia culinaria Rosell Boher, cuentan con la posibilidad de elegir entre distintas opciones de menús degustación, donde vinos y espumantes son el eje de un paseo por sabores, donde el producto local siempre tiene su absoluto protagonismo.

Y, para hacerle honor a sus burbujas reconocidas en todo el mundo, la opción –quizá- más tentadora es la de su Selección de Espumosos Maridados. Este menú –que, por supuesto, recomendamos al 100%- incluye cinco deliciosos pasos.

Para abrir la experiencia, Rosell Boher Encarnación se transforma el preludio perfecto de un plato preparado con masa philo, queso camembert, pistachos y pera.

Luego, sobre el plato se luce un exquisito conejo preparado con almendras, limón y zampa (hierba regional de sabor inconfundible), maridado con Casa Boher Extra Brut.

El tercer paso, llega de la mano de un lomo perfectamente ejecutado, acompañado por hinojo, todo aromatizado con el toque ultra mendocino de jarilla y una pasta de ajo negro de ensueño. Claro que todo se potencia a otro nivel cuando en la boca explotan las burbujas del Rosell Boher Grande Cuvée.

El pre postre funciona perfectamente. Ricotta de cabra, remolacha y rosa mosqueta se fusionan, amalgaman y preparan el paladar para disfrutar de inconfundible Rosell Boher Rosé.

Para cerrar,  como todo buen show, los anfitriones rematan con un hit que nunca falla, pero con un toque personal inconfundible digno de una ovación de pie: banana, más dulce de leche –pero de oveja- y lavanda. Combo perfecto si los hay, y más aún cuando se entrelazan con las burbujas de Rosell Boher Brut.

Para reservas e informes, podés enviar un correo a [email protected].

Compartir esta noticia:
ARGENTIA