María Teresa y Beatriz Barbera, anfitrionas de lujo. María Teresa y Beatriz Barbera, anfitrionas de lujo. - Compartir usando esta imagen
Emiliano Fernández y Agostina Bonino, de bodega Argento. Emiliano Fernández y Agostina Bonino, de bodega Argento. - Compartir usando esta imagen
Daniela Galván, Mariela Moreno, Sara González y Alejandra Navarría. Daniela Galván, Mariela Moreno, Sara González y Alejandra Navarría. - Compartir usando esta imagen
Flor Da Souza junto a María Teresa. Flor Da Souza junto a María Teresa. - Compartir usando esta imagen
Flora Giaquinta, a cargo del lettering de los muros. Flora Giaquinta, a cargo del lettering de los muros. - Compartir usando esta imagen
Lila Levinson, Luli Oliva y Claudia Farina. Lila Levinson, Luli Oliva y Claudia Farina. - Compartir usando esta imagen
Sol Devia y Euge Muzaber. Sol Devia y Euge Muzaber. - Compartir usando esta imagen
Sergio Gras, Daniela Galván y Sebastián Goiburo, presentes. Sergio Gras, Daniela Galván y Sebastián Goiburo, presentes. - Compartir usando esta imagen
La artista Noe Roldán a cargo de la intervención en muros, barricas y barras de Francesco La artista Noe Roldán a cargo de la intervención en muros, barricas y barras de Francesco - Compartir usando esta imagen
Beatriz Barbera, María Teresa Barbera y el chef Federico Wainstein. Beatriz Barbera, María Teresa Barbera y el chef Federico Wainstein. - Compartir usando esta imagen
Matías Carretero junto a Sebastián y Esteban Pérez Dacuña. Matías Carretero junto a Sebastián y Esteban Pérez Dacuña. - Compartir usando esta imagen

Francesco Ristorante: un restyling que hace honor a la cocina ítalo-mendocina

El cinco estrellas de los Barbera imprime en su renovada ambientación la fusión de una experiencia de 72 años.

A pocos meses de cumplir 72 años desde que la familia Barbera desembarcó en Mendoza, Francesco Ristorante presentó un renovado espacio interior y exterior con 45 m2 de intervención artística. 

Murales, barras y barricas intervenidos con acrílicos y tintas en la cava, terrazas, salón principal, espacio vip y jardines del espacio gastronómico dan cuenta de las más sensibles experiencias entre aromas y sabores de hogar, a partir de la fusión de la cocina ítalo-mendocina.

Con este restyling de sus ambientes ofrece una propuesta que excede la excelencia gastronómica: conecta con los sentidos de forma muy profunda e impulsa a disfrutar a pleno de las personas con las que se comparte ese elegido momento.

“Todo el tiempo buscamos renovar apuestas. Después de la pandemia descubrimos nuestro deseo de reinventarnos, de incluir nuevos platos, de hacer que la atmósfera del lugar cobrara sentido interno y comunicara la esencia de nuestra fusión. Tuvimos necesidad de revalorizar lo que esta tierra produce; expresarlo en imágenes que nos sensibilicen a través del arte, de estampas que capten y transmitan nuestro espíritu”, afirmó Beatriz Barbera.

La intervención artística de Francesco Ristorante está dedicada al vino y la botánica, reforzando el concepto de fusión entre gastronomía mendocina con raíces italianas.

Objetos y muros fueron abrazados por el arte de la diseñadora y artista Noe Roldán, quien recurrió a aspectos del mundo del vino, la botánica, la ampelografía (que identifica los varietales del vino a través de la forma de sus hojas), las flores y aromáticas presentes en la vitivinicultura –como la manzanilla y la lavanda-, y también en la cocina italiana.

En los muros de Francesco hay sentidas frases de María Teresa Barbera -alma de la cocina italiana en Mendoza-, quien con su trayectoria, humor, sabiduría y fortaleza inspira e impulsa. El lettering de estas ilustraciones estuvo a cargo de Flora Giaquinta. 

Platos con productos identitarios

Multipremiado y elegido por mendocinos y turistas a diario, es un paso obligado de celebridades y artistas. Visitar Francesco Ristorante es mucho más que elegir un gran lugar para comer: es sumergirse en una experiencia de naturaleza, aromas y sabores compartidos.

Aquí se unen de forma armónica dos culturas, la italiana y la argentina, con foco en lo regional de Mendoza, teniendo especial cuidado en la elección de los productos gastronómicos identitarios de la región, por eso se define como “un espacio de cocina ítalo-mendocina”. 

La Nonna Fernanda en sus inicios cocinó comidas típicas italianas; María Teresa fusionó la gastronomía tradicional con los sabores de Mendoza. Abrazando ese legado y llevándolo a su máximo potencial, Beatriz hoy incorpora a esa tradición el producto identitario de la tierra y lo imprime con arte en el ambiente.

Beatriz Barbera finalmente agregó: “cada vez la gente cocina menos y compra más comida; son los restaurantes quienes sostendrán las tradiciones e identidades culinarias. La cocina italiana es nuestra forma de crear, los productos identitarios son nuestros aliados en cada plato”.

Los #sociales de Mendoza Chic estuvieron allí… ¡Mirá quiénes posaron para nuestro flash!
 

 

Compartir esta noticia: